Por las callejuelas con

Rosa López

“Operación Triunfo”, el famoso concurso de TVE, le dio la oportunidad de saltar a la fama y darse a conocer al país entero por atesorar una gran voz. Su sencillez y su capacidad de superación – todos recuerdan la estricta dieta a la que fue sometida – se retransmitió en cada gala. Ganó OT, quedó séptima en Eurovisión – que comparado con el momento actual es como un gran triunfo nacional – y su simpatía y naturalidad son marca de la casa. Así nació el mito de “Rosa de España”. Quince años después, Rosa ha experimentado un profundo cambio. A sus 35 años de edad ha alcanzado una madurez personal que no le resta ni un ápice de su conocida espontaneidad. Se ha hecho lacto-vegana y está estrenando un disco que es un golpe de timón a su carrera… y a su vida.

El nuevo disco de Rosa López se lama “Kairós”. Se trata de un concepto de la filosofía griega que representa un lapso indeterminado en que algo importante sucede. Su significado literal es «momento adecuado u oportuno»
¿Es ese momento en el que se encuentra?
Estoy en un cambio muy importante a nivel personal y profesional. Participé en el reencuentro de Operación Triunfo. Estuve en un curso intensivo que fue “Tu cara me suena”, que fue realmente un trabajo interior que me llevó a grabar un disco nuevo que salió en junio. También he grabado un docu-reality en el que narro los entresijos de la grabación del nuevo disco y conozco y entrevisto a gente de la que acabo aprendiendo mucho..
Después de su paso por Eurovisión, con todo el trabajo que ello implicó, ¿le molestó que gente como Chiquilicuatre fuera allí a hacer humor?
Me voy a salir por la tangente. Eurovisión es durísimo, una experiencia enriquecedora pero hay que ir muy preparado. Son muchos días de ensayo, pasando frío y calor, atendiendo a prensa… Es maravilloso pero muy duro.
¿Y lo de este año?
Le quiero dar las gracias a Manel Navarro, que este año nos ha representado en Eurovisión porque, a través de él, hemos aprendido una lección. Él ha tenido la mala suerte de que le ocurra un fallo en el momento más importante de su vida. Pero no hay mal que por bien no venga. Él ha logrado que muchos de los que hemos ido a Eurovisión den sentido y la gente sepa lo duro que es ir a ese concurso. Me quito el sombrero por Manel Navarro y por cómo lo está llevando.
Comparado con Portugal…
Me encanta que haya ganado el portugués porque por fin se le da una vuelta de tuerca completamente distinta a Eurovisión. Aunque yo pensaba que iba a ganar  Italia.
¿Habría que haberle hecho caso a Lola Flores y mandar a Eurovisión a Rocío Jurado?
La misma Lola Flores hubiera valido. A Lola Flores la presentaban diciendo aquello de “No canta, no baila pero no se la pierdan”. Pero es que hay algo que va más allá de tener una gran voz. Si algo he aprendido a lo largo de esta carrera es a no dejarme llevar  por el ego. Alimentarlo es lo peor que te puede pasar. Y hoy día, la juventud talentosa que viene apretando fuerte puede cargarse su carrera por eso: pensar que tiene que tener una gran voz. Lo más importante es tener el corazón repleto y la cabeza llena. Y da igual si cantas bien o mal, pero canta de verdad.
¿Porque ya no hay, apenas, mitos?
Porque nos fijamos solo en que haya grandes voces o que haya alguien que sepan bailar muy  bien. Se mira todo como muy superficial. Y antiguamente, era todo más de las entrañas. Un Camarón, un Paco de Lucía, una Rocío Jurado… A Isabel Pantoja, la tenemos viva. Y no sabemos por qué, pero todo lo que sale de las entrañas llega alto. Podrás tener la voz rajá, bajita, grande, pequeña… da igual. Si sale de dentro es una gran voz.
¿Por ejemplo?
A mí me encanta Pedro Guerra. Canta con el alma. ¿Joaquín Sabina tiene una gran voz? No… pero algo tiene. Cuando una madre canta con amor, aunque no cante bien, te llega. Y eso es lo que tiene que mover pero para todo en la vida.

Tuvo un novio sevillano pero reconoce que nunca le enseñó bien la ciudad. Confiesa que lo que más le gusta es el Guadalquivir, quizá porque de una manera u otra acaba siendo la columna vertebral de Andalucía, a la que tanto defiende. Rosa López es una extraordinaria embajadora. “Fontarel”, una marca de agua de Loja la ha convertido en su imagen porque los atributos que posee la cantante ya los quisiera cualquier empresa.

¿Venía a Sevilla antes de ser famosa?
Sí, pero nunca me la han enseñado bien… y mira que tuve un novio un sevillano… (risas)
Pero ha vivido en ella.
Sí, antes de entrar en “Tu cara me suena” me vine tres meses a dar clases y aquello fue el detonante de ir al programa.
¿Con qué se queda de la ciudad?
Con el río Guadalquivir, con el agua… que es transparente como mi carrera.
¿Y de su gastronomía?
Llevo dos años siendo lacto-vegana. No como nada que proceda de los animales. O sea, que jamón no como. Queso sí… pero he perdido una tradición de toda la vida.
¿Y eso cómo se lleva?
Estoy más contenta pero en el momento que sienta que debo comer otra vez, lo comeré.
¿Pero fue por recomendación médica, profesional o necesidad propia?
Yo lo decidí. No soy activista… pero sufro mucho con la crueldad animal.
¿El mundo sería mejor si todo el mundo actuara así?
No. Cada uno tiene que hacer lo que sienta. Yo hago lo que me hace sentir bien a mí. Yo esto no lo hago por moda… En Andalucía, por ejemplo, tenemos muy buenas especias. Da igual que sea un trozo de carne que un tofu, que con las especias que tenemos salen sabores maravillosos.
Desde su salto a la fama, ha tenido oportunidad de viajar mucho. ¿Qué es lo que más echa de menos de Andalucía cuando está fuera de ella?
Primero a mi familia. Pero echo mucho de menos la vitalidad, la alegría, las ganas de sonreírle a la vida. No todo el mundo tiene la alegría que hay en Andalucía. Canarias es lo único que se parece más. La sencillez, la cercanía que no siempre reina y tienes que varear con eso…
Dicen que uno de sus secretos es la sencillez extrema, la naturalidad…
Yo esa sencillez me la intento llevar a mi terreno porque es lo que me hace sentir cómoda. Como intente salir de ese registro siento que no controlo nada y no estoy ni a gusto. Y así hago todo lo posible para que esa sencillez que hay en Andalucía no se pierda.
¿Es verdad que cuánto más se sale, más se da cuenta uno de lo bien que se vive aquí?
Lo tenemos todo en Andalucía. Buen clima, buena gastronomía, gente maravillosa, una cultura, una tierra llena de artistas, de poetas, actores, escritores… Tenemos una tierra tan rica que aquí se vive a todo color. En Andalucía nos comemos la vida. ◉  

por José Antonio Rodríguez Benítez

 

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Actualidad

Lo más visto

Contacto

Dirección: Calle Chicarreros 7,
                 CP: 41004, Sevilla

Tel: 627 943 102

       954 229 631

Email: direccioncomercial@revistaescaparate.com

Website: http://www.revistaescaparate.com